sábado, 19 de marzo de 2011

Técnicas Grupales: Para mejorar el proceso enseñanza – aprendizaje


La comunicación es un elemento primario para establecer la interrelación de los seres humanos en forma efectiva y productiva. Tradicionalmente hemos manejado el concepto de comunicación como un modelo, el cual establece un proceso con actores diversos, en el que se distingue a un orador que emite una idea, la cual es transferida por un medio a algún o algunos receptores con la intención de producir un cambio. El cambio que se busca puede incluir, la adquisición de un conocimiento o modificación en la actitud. Bajo estos criterios se ha manejado la comunicación en el ámbito docente. Transmisión de ordenes, informes, ideas, mensajes, sin llegar a profundizar en el análisis y sin una expresión de compromiso.

Dentro del proceso de enseñanza – aprendizaje, las habilidades expositivas de comunicación juegan un papel muy importante, ya que la función básica del docente es facilitar el aprendizaje y su herramienta principal es la comunicación. Garantizar la unidad en el proceso enseñanza y aprendizaje, debe ser un objetivo de todo docente y de toda institución educativa. Es incuestionable que el marco por excelencia para concretar esta idea es la clase, ella constituye la forma fundamental de organización del proceso docente, pues permite llevarlo a cabo de forma sistemática y como un proceso único.

Bajo los paradigmas educativos modernos, en las clases que se desarrollan en los centros de enseñanza, el alumno tiene las mayores oportunidades de satisfacer sus necesidades de comunicación, de interrelación con sus congéneres, de expresión, de pertenencia, de percibirse a sí mismo como sujeto activo de su propia formación, por consiguiente es la clase el contexto idóneo para comunicarnos y educar pero, debemos preguntarnos: ¿Se aprovechan todas las oportunidades educativas en la clase, con las llamadas “Clases Magistrales”, que son las que más predominan en nuestras universidades?. Evidentemente la respuesta es NO, y ello nos induce a la necesidad de concebir el proceso de la clase mediante el empleo de dinámicas grupales, actividades que propician que las interrelaciones entre docentes – estudiantes y estudiantes – estudiantes, sean más multifaceticas y por tanto conlleven a una comunicación más productiva.



Las técnicas grupales son acciones realizadas por el profesor, con la finalidad de hacer activa la clase y que se logre un aprendizaje de manera natural, al realizar cualquier técnica grupal la interacción de los estudiantes produce una fuente de energía y capacidad de apropiación de conocimientos, fortalecen el aprendizaje de los alumnos y la interacción por el contacto que logra el alumno con sus compañeros y se les considera como una herramienta auxiliar para reforzar el aprendizaje de manera lúdica y significativa.
 Fuentes: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada